Exiguo tiempo

La felicidad existe, meditando, he llegado al punto de poder afirmar que la felicidad realmente existe. Claro que sus propiedades efímeras hacen que pueda afirmarlo. Trabajas, buscas, te cuestionas, accionas y sin darte cuenta te encuentras envuelto en la felicidad; en tu felicidad. Por un instante lo piensas y tu mente se va, navega por todos los recuerdos frescos, desgastados, incoherentes, absurdos; una ráfaga de pensamientos invaden tu cerebro, luchando entre si por unirse y ser parte formante; se sobreponen unos a otros tratando de ganar prioridad y proximidad para engrandecerse y poder ser el eslabón clave. El aglomerado no deja de girar y girar jugueteando entre ellos, la cantidad te sorprende pero en tu rostro se dibuja una sonrisa y tu cara se ilumina cuando cada cuadro guardado se va acoplando, cumpliendo con la parte que le corresponde a cada uno y asumiendo su ser, permitiendo dar origen al momento, al instante clímax, a ese absoluto y justamente en ese preciso tiempo en el que llevas menos de un segundo consiente de tu felicidad; se esfuma. Tu felicidad se ha ido. Porque al saberlo te concientizas de tu absoluto y dejas de percibirlo tal cual, porque has sido consiente de comprender que hay más, y las dudas se reintegran a los cuadros revolviendo; ocultando aquel efímero instante de felicidad.

Anuncios

Julio Cortázar – Rayuela

“Por eso, sí le pedi que me hablara de Montevideo, fue porque usted es como una reina de baraja para mi, toda de frente pero sin volumen.”

::Consumismo Programado::

Un buen documental que me recomendaron, que analiza la programación de la obsolescencia para incrementar el consumo; el como se re estructuro y se trabajo el diseño de productos para disminuir su tiempo de vida, y hacer que el requerimiento del mismo aumentara y de esta forma crear una sociedad consumista.

Oscar Wilde – El retrato de Dorian Gray

“Hay muchas cosas de las que nos desprenderíamos si no tuviéramos miedo de que
otros las recogieran”.

Mary W. Shelley-Frankenstein o el moderno Prometeo

“¡Despiadado creador! Me has dado sentimientos y pasiones, pero me has abandonado al desprecio y al asco de la humanidad.”

Mark Twain – La aventuras de Tom Sawyer

“Había descubierto, sin darse cuenta, uno de los principios fundamentales de la conducta humana, a saber: que para que alguien, hombre o muchacho, anhele alguna cosa, sólo es necesario hacerla difícil de conseguir”.

Contracciones en el Español

Una pequeña duda resulta.

PREGUNTA:¿Por qué no son válidas en español más contracciones aparte de las existentes del y al? ¿Por qué no se puede contraer, por ejemplo: para la casa, pa’la casa; para ti, pa’ti? ¿Por qué es mal visto si en los idiomas como el inglés y el italiano se usan muchas contracciones? y ¿por qué de las contracciones existentes no es indispensable usar el apóstrofe como en otros idiomas?

RESPUESTA: Porque cada idioma tiene una gramática propia, que nace del uso y que, basándose en ese uso, determina luego cómo ha de escribirse adecuadamente. Si el uso del signo ortográfico apóstrofo (note que apóstrofe tiene otro significado: http://www.rae.es) y de un conjunto mayor de contracciones no se encuentran reflejados en la gramática, es porque la mayoría de los hablantes no perciben su necesidad ni se sienten incómodos por su ausencia. Ninguna lengua se rige por la normativa de otra, de manera que lo que se use en inglés, italiano o cualquier otro idioma no fija el buen uso del español.

El tipo de contracciones que usted menciona pueden verse en el lenguaje literario, en el que se emplean con el fin de reproducir la forma coloquial del habla de determinados personajes, pero no corresponden en absoluto al lenguaje esmerado.

Respuesta by “elcastellano.org”