::Cuando me converti en Zombie::

De pronto me encontré corriendo junto a dos amigos que no puede distinguir, la agitación me invadía el corazón no dejaba de bombear sangre a una velocidad impresionante, sentía como esta recorría todo mi cuerpo rápidamente extasiándome, un sudor resbalaba por todas las partes de mi cuerpo; jamás había experimentado el miedo a ese grado, era una situación desesperante, recuerdos de mi vida aparecían en mi mente; esto formo una mezcla de miedo, tensión, melancolía, y lo único en lo que me concentraba en si, era en seguir corriendo, no quería morir no quería ser parte de ellos, simplemente no quería que mi existencia terminara de aquel modo.
Una luz amarillenta cubría el estacionamiento por donde mis amigos borrosos y yo, no dejábamos de andar, escuchando aun los ladridos acercándose y esos torpes pasos a lo lejos, que hacían un horroroso sonido al pisar una mancha aceitosa que dejan los vehículos estacionados, que aumentaban las goteras producidas por las tuberías en mal estado del edificio. De pronto vislumbramos unas escaleras; eran las que daban acceso al edificio, pero entrar habría sido un terrible error, así que simplemente nos refugiamos dentro del cubo que se forma debajo de ellas, el cansancio era tremendo, sabíamos que no debíamos demorara demasiado porque cada segundo que transcurría nos acercaba mas a ellos. Uno de mis acompañantes borrosos saco unas pistolas que ignoro donde adquirió, no recuerdo algún momento donde pudiese haberlas tomado, pero eso no me importa en demasía, tome una de las mismas que nos extendió, sentí el frio del metal al hacer contacto con mi piel, en ningún instante titubeé a pesar de que jamás había accionado un arma de fuego, mi mano temblante no hacia diferencia de la de mis desconocidos acompañantes. Los ladridos estaban tan cerca que en ese mismo momento con una mirada preocupada nos dijimos en silencio que para poder lograr tener éxito y escapar de un atroz destino, tendríamos que enfrentar a los monstruosos canes para obtener tiempo y lograr la huida de los ahora mas cerca pero aun distantes pasos de muerte que nos acechaban.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: